¿Cómo puedo convertirme en un profesor de yoga?

Finalmente has tomado la decisión de a qué te quieres dedicar: ¡profesor de yoga!O quizás no estás cien por cien seguro pero la profesión de yoga te parece bastante interesante. En ambos casos este artículo te puede resultar útil. Si buscas en Google: ‘cómo puedo ser profesor de yoga’ verás que hay muchas escuelas que ofrecen cursos de profesor. Este artículo quiere ayudarte a encontrar un curso de formación de profesor de yoga que se ajuste a lo que necesitas. Lee los siguientes puntos:


Estilo de yoga

Para empezar debes de elegir un estilo de yoga. Existen muchos estilos de yoga: Hatha Yoga, Bikram Yoga, Lyengar Yoga y Ashtanga, entre otros. Dependiendo del estilo que elijas, la teoría y la práctica variará. Es importante que descubras qué tipo de yoga te sienta mejor, qué estilo te da energía y cuál te aporta felicidad. Si enseñas un estilo de yoga que te anima y te da alegría será más fácil transmitirlo a los alumnos puesto que estarás enseñando algo que te apasiona y eso resultará en un efecto positivo en las clases. Una vez que tengas claro qué estilo de yoga prefieres enseñar podrás tener una guía más clara en la busca del curso de yoga que te acerque a tu objetivo.

La ubicación del curso

Hoy en día los cursos de yoga se ofrecen en todo el mundo; dependiendo de tus propias posibilidades para viajar puedes estudiar en tu país o elegir un curso en el extranjero. La cantidad de cursos de yoga que se ofrecen a nivel mundial es muy amplio; desde America hasta Asia, las posibilidades son infinitas. Estudiar en el extranjero es una buena opción si te apetece pasar un tiempo en otro ambiente, lejos de los hábitos diarios y la rutina. Seguir un curso en otro país también puede combinarse con las vacaciones y es una manera excelente de descubrir la cultura de otro país.

La duración del curso

Una vez que tengas claro qué estilo de yoga quieres enseñar y si te quedas en tu país o te gustaría estudiar en el extranjero ya has reducido mucho las opciones. Ahora queda decidir la duración del curso; ¿cuánto tiempo te gustaría pasar asistiendo al curso?. Hay cursos intensivos que duran de 4 a 6 semanas. También existen cursos que se alargan por un año como mínimo y te permiten combinar con el trabajo y la familia. Estos cursos no solo se diferencian por la cantidad de días sino también por la cantidad de horas. Los cursos de 200 horas son los más comunes y con un curso de yoga certificado por la Yoga Alliance puedes enseñar a principiantes. Si ya tienes el RYT200 también puedes unirte al curso de formación de yoga avanzado de 300 horas.

El costo del curso

Tal como la duración de los cursos de yoga son diferentes, también el precio puede variar bastante de un curso a otro. Lo más apropiado es comparar precios teniendo en cuenta aquello que incluyen; en otras palabras, evaluar la relación calidad-precio. También debes contemplar los gastos extras que un viaje en el extranjero puede suponer; tales como visa, vacunas y gastos del viaje propio.

Tomando la decisión correcta

Si has seguido los pasos previos en la búsqueda para encontrar el curso de profesor de yoga, es hora de tomar la decisión. Leer las reseñas sobre los cursos puede ser de gran ayuda a la hora de elegir.
¿Qué es lo que dicen los estudiantes sobre el curso?¿están satisfechos o decepcionados? las reseñas pueden darte una imagen más clara sobre lo aquello que puedes esperar del curso, y puede ayudarte a descubrir si realmente el curso responde a tus necesidades.

Enseñar yoga como un profesional o como un trabajo extra

Una vez que hayas tomado la decisión y hayas elegido el curso que te interesa, es importante que te preguntes a ti mismo si te gustaría ser un profesor de yoga a tiempo parcial o completo. Puedes empezar poco a poco, dando un par de clases a la semana mientras lo combinas con tu trabajo. Más tarde puedes decidir si quieres ampliar y dar clases más a menudo o convertirte en un profesor a tiempo completo. Cuando esto suceda debes de tener en cuenta unas cuantas cosas prácticas a la hora de organizar: elegir la ubicación, disponer de equipamiento para los estudiantes ( esterillas de yoga, cojines, blocs) diferentes formas de crear ambiente para tu sala de yoga, marketing para las clases etc.
Al principio es recomendable mantener el presupuesto de la ubicación lo más bajo posible. A veces se comete el error de invertir demasiado dinero a la hora de alquilar el local. A los estudiantes les importa más la calidad de la clase antes que el estilo y el lujo del local. Evita gastar demasiado en cosas superfluas y céntrate en la calidad de tus clases cuando empieces a enseñar como un profesional.
Si todavía tienes dudas sobre los cursos de yoga o si ya eres un profesor de yoga y necesitas consejos para empezar tu propio estudio no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nos encantaría poder ayudarte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *