Postura de la Pinza – Paschimottanasana

A través de una practica regular de la postura de la Postura de la Pinza (también llamada Postura de inclinación hacia delante) la columna se mantiene elástica, las articulaciones más móviles, los órganos más vigorosos y el sistema nervioso más enérgico.

Instrucciones básicas

1. Siéntate con las piernas estiradas. Inspirando levanta los brazos hacia el techo tocando las orejas.

 

 

 

 

2. Inhala y manteniendo el torso estirado inclínate hacia delante soltando el aire

 

 

 

 

3. Lleva la nariz a las rodillas. Si no puedes llegar a tocar los dedos del pie sostén los tobillos, las pantorrillas o las rodillas. Relaja tus codos y hombros.

4. Mantén las piernas estiradas y los pies juntos. Asegúrate de que tus piernas y pies no se van hacia fuera.

5. Relaja los hombros y la zona alta de la espalda. Toma respiraciones profundas mientras profundizas el estiramiento.

Para salir de la Postura de la Pinza inspira y levanta el torso hacia arriba hasta que tus brazos y tus dedos apunten al techo de nuevo. Relaja los brazos.

Beneficios de la Postura de la Pinza

  • La Postura de la Pinza sentada estimula y otorga un firme masaje a los órganos abdominales, especialmente el hígado y la vejiga. Facilita la digestión y ayuda a aliviar el estreñimiento.
  • Paschimottanasana regula la función del páncreas que controla el metabolismo de los carbohidratos y el nivel de azúcar en sangre. Por lo tanto es una postura recomendada para personas que sufren de diabetes o hipoglucemia.
  • Gracias a la práctica de este ejercicio de yoga todo el sistema nervioso se robustece.
  • Calma la mente, elimina la ansiedad y reduce el estrés.